Vitaminas esenciales para una buena salud

Las vitaminas realizan funciones tan importantes como evitar la oxidación de las células, ayudar a nuestro intestino a digerir mejor los alimentos, favorecer la cicatrización y reparación de los tejidos, participar en la formación de la piel y los huesos o contribuir a la coagulación de la sangre. Sin embargo, nuestro cuerpo es incapaz de producir por sí mismo las vitaminas que necesitamos, por lo que es esencial que le aportemos las cantidades necesarias de vitaminas para mantener un buen estado de salud.

La forma idónea para proveernos de un nivel óptimo de estos nutrientes es a través de una dieta sana y equilibrada que incluya aquellos alimentos en los que se pueden encontrar las vitaminas. Las hay liposolubles, asociadas a alimentos grasos y aceites –vitaminas A, D, E y K–, e hidrosolubles, presentes en productos como verduras, frutas o huevos –la vitamina C y todas las del complejo B–.

Hipovitaminosis

Los problemas de falta de vitaminas siempre se han asociado a la poca disponibilidad de muchos alimentos en los países en vías de desarrollo. Sin embargo, en las sociedades más avanzadas también se dan problemas de ‘hipovitaminosis’ –bajos niveles de vitaminas– como consecuencia de los hábitos de alimentación actuales, con alta presencia de productos precocinados y de la comida rápida. Esto provoca que no siempre aportemos a nuestro cuerpo todas las vitaminas que necesitamos. Además, algunos alimentos pierden durante su manipulación parte de sus vitaminas, por ejemplo al cocerlos o freírlos.
Según algunos especialistas el problema es que cada vez menos gente sigue unas pautas de alimentación adecuadas, lo que provoca carencia de algunas vitaminas. A las deficiencias en nuestra alimentación hay que añadir otros factores que afectan a nuestras reservas de vitaminas, como el estrés, el ejercicio físico, el tabaco o el alcohol.
vitaminas
Los estados carenciales se caracterizan por la aparición de síntomas como apatía, cansancio, dificultad para mantener la concentración, pérdida de memoria, dolor de cabeza, pérdida de fuerza y dolores musculares, entre otros. Por este motivo, en ocasiones es necesario dotar a nuestro cuerpo de un aporte extra de nutrientes, especialmente en personas que padecen enfermedades infecciosas, mujeres embarazadas y fumadores, ya que estos grupos de población tienen mayores posibilidades de presentar estados carenciales de vitaminas.

Suplementos vitamínicos

Una forma de garantizar un nivel adecuado de estos nutrientes es a través de los suplementos vitamínicos. Existen diferentes productos de este tipo de venta en farmacias que ayudan al organismo a funcionar a pleno rendimiento, tanto físico como intelectual, pues no hay que olvidar que las vitaminas también ayudan a sintetizar neurotransmisores como la adrenalina, la acetilcolina, la dopamina y la serotonina, y facilitan una óptima conexión entre las neuronas.
Entre los grupos de personas que se benefician más de estos suplementos las personas mayores, los niños, los enfermos y las mujeres embarazadas son los principales beneficiados. Asimismo, los complejos vitamínicos también pueden contribuir a que nuestro cuerpo esté mejor preparado para afrontar las enfermedades, como sucede en el caso de la vitamina C y los resfriados.
No obstante, antes de tomar estos productos es conveniente consultar al farmacéutico, ya que él puede recomendar el complejo vitamínico más adecuado. “Estos productos suplementos vitamínicos, como cualquier otro producto que actúa sobre la salud de los individuos, deben tomarse siempre bajo la supervisión de un profesional sanitario, en este caso el farmacéutico, y sólo mientras sea necesario”, sin embargo, la calidad, correcta composición y seguridad de todos los complementos vitamínicos de venta en farmacia están garantizadas por los rigurosos controles que tienen que pasar antes de ser autorizados por el Ministerio de Sanidad.
Las vitaminas en los alimentosLos suplementos combinan diversas vitaminas necesarias para el organismo y suelen incluir otros nutrientes, como minerales, que contribuyen a que nuestro cuerpo tenga más energía para afrontar las exigencias de la vida moderna. Por lo tanto, también están indicados para personas que realizan una actividad física o intelectual intensa –como es el caso de los deportistas o los estudiantes– o sometidas a situaciones de estrés.
Sin embargo, conviene no olvidar que los suplementos vitamínicos son productos que actúan sobre nuestra salud y, en consecuencia, un consumo excesivo de los mismos puede tener efectos negativos. Se recomienda el uso de los suplementos vitamínicos sólo a personas que pueden necesitar un aporte extra de energía y a aquellas que presentan estados carenciales de vitaminas.

El decálogo de las vitaminas

1. ¿Para qué sirven? Como todos sabemos las vitaminas son nutrientes muy importantes y esenciales para el buen funcionamiento de nuestro organismo y su correcto desarrollo.
2. ¿Cuándo deben consumirse? Debemos incluir en nuestra dieta diaria todo tipo de alimentos ricos en vitaminas, dentro de los cuales podes consumir verduras, frutas, carnes , pescados, huevos, etc.
3. ¿Qué tipo de vitaminas existen? Como todas sabemos las vitaminas se encuentran clasificadas en 2 tipos: las liposolubles, que son asociadas a alimentos grasos y aceites y las vitaminas A, D, E y K, y las hidrosolubles, que las podemos encontrar presentes en productos como verduras, frutas y huevos. También tenemos vitaminas C y las que forman parte del complejo B.
4. ¿Pueden los alimentos pueden perder las vitaminas? Es bien conocido que ningún alimento podrá conservar al 100% de todas sus vitaminas debido a factores externos como las condiciones de almacenamiento, calor y procesos de cocción.
5. ¿Cómo se manifiestan los estados carenciales? Síntomas como el cansancio, dificultad para concentrarse, la pérdida de memoria y de fuerza, dolor de cabeza y musculares, en muchos casos son las condiciones que hacen necesario el consumo de vitaminas y complementos vitamínicos.
6. ¿Qué sector de la población necesita mayor aporte vitamínico? Las personas que en su mayoría presentan problemas y necesitan un consumo extra de vitaminas, son aquellas que tienen dietas desequilibradas o presentan adelgazamiento, también las que llevan un ritmo de vida intenso. En este grupo también podemos incluir a niños, mujeres en periodo de embarazo, ancianos y enfermos.
7. ¿Qué situaciones demandan un mayor aporte de vitaminas? Personas que siguen dietas para adelgazar, que presentan problemas de estrés, realizan mucho desgaste físico e intelectual, deben consumir un nivel más alto de vitaminas que fortalezca su organismo.
8. ¿Qué son los suplementos vitamínicos? Esta clase de productos llevan dentro de su composición las vitaminas necesarias nuestro organismo, también incluyen nutrientes como los minerales que necesita nuestro cuerpo para su correcto desarrollo y funcionamiento.
9. ¿Cómo se deben consumir? El uso de suplementos vitamínicos debe hacerse siempre bajo la supervisión de un farmacéutico y sólo cuando están indicados.
10. ¿Dónde deben adquirirse los suplementos vitamínicos? Los suplementos vitamínicos de venta en farmacia cuentan con todas las garantías de seguridad y calidad. Hay que evitar los ‘productos milagro’ y los suplementos vitamínicos de dudosa procedencia.

Con toda la información anterior podemos concluir que las vitaminas son y deben formar parte de nuestra dieta diaria para lograr un desarrollo pleno, tanto fisico como mental.