El Teléfono Móvil: ¿Utilidad o Adicción?

Cada día recibimos nuevas ofertas de las compañías de telefonía móvil que nos invitan a contratar nuevas tarifas y comprar teléfonos más modernos y con más utilidades. Estos nuevos servicios, como la cámara fotográfica de ultima generación, vídeos, videojuegos, pantallas ultra HD, acceso a internet de alta velocidad y otros servicios más, hacen que los móviles o smartphones se vuelvan cada vez más atractivos a los jóvenes, lo que fomenta su uso indebido y la caída en la adicción.

Algunos jóvenes “están las 24 horas del día pendientes del teléfono móvil y de recibir una llamada o un mensaje, jugando los últimos videojuegos, chateando a través de Facebook, whatsapp, tomándose fotos y compartiéndolas con todo el mundo y otras aplicaciones más que hacen pasar mucho tiempo pegados a ellos, todo esto se ha convertido en la única obsesión con los teléfonos móviles”. Todo esto se ha convertido con el tiempo en una dependencia de los jóvenes a estos aparatos electrónicos. Las causas son diversas, como con cualquier adicción, pero los casos de adicción al móvil encierran, en su mayoría, un problema de baja autoestima y de dificultad en las relaciones sociales. La persona dependiente siente placer en enviar mensajes o realizar llamadas pero “llega un momento que no lo hace por placer sino para evitar el malestar que le supone no recibir mensajes ni llamadas”.

Móviles Utilididad o AdicciónLos principales afectados son los adolescentes, ya que los adultos suelen recurrir a otras sustancias o actividades para resolver sus problemas. Por ello, el papel de los padres adquiere gran importancia a la hora de supervisarlos, deben detectar y evitar esta dependencia de los teléfonos móviles. “El hecho de que haya niños con 8 ó 9 años que ya tengan teléfonos móviles es un gran problema que es causado por los mismos padres, al darle acceso a los niños pequeños a estos aparatos electrónicos”, por eso apunta que “una de las medidas de prevención es retrasar su compra hasta que realmente sea útil”.

Entre los casos más graves destaca el de algunos universitarios que enviaron en un mes cerca de mil mensajes, o facturas que ascienden a mas de 500 dolares mensuales. En este sentido se entiende que las causas “no hay que buscarlas en el objeto sino en la misma persona, siendo esta la forma de escapar de un problema”.

El “síndrome de abstinencia”, también en los móviles

Como cualquier adicción, la de los móviles y smartphones se trata también a través de trabajo en grupo con la familia y los amigos. En este sentido es necesario tratar al adicto en varios niveles: la propia persona, el ámbito académico o laboral y su círculo de amistades.

Entre los síntomas que padecen los adictos al móvil destacan nerviosismo, ansiedad, angustia e incluso situaciones de violencia cuando no están cerca del teléfono. “El síndrome de abstinencia que podemos ver en un drogodependiente lo encontramos también el los adictos a los móviles; la única forma de conseguir la misma sensación es realizando más llamadas y enviando más mensajes”, hacer uso de internet, tomarse las fotografías para compartir en las redes sociales y mucho más.

La terapia que se debe seguir para acabar con la adicción, tiene una duración de entre 10 y 12 meses, aunque normalmente es inferior al año pues suele provocar “robos domésticos como quitar dinero en casa pero no llegan a tener consecuencias judiciales”.

6 Síntomas para detectar la adicción al móvil

1. La factura es el primer aviso: es necesario controlar el valor de la factura telefónica; si se superar los 50 dólares mensuales es un síntoma preocupante.

2. Cambio de actitud: si habla durante mucho tiempo a través del móvil y no se relaciona igual cara a cara es posible que utilice el teléfono solo para ocultar un problema de autoestima.

3. No separase del teléfono: ¿el móvil le acompaña siempre? durante la comida, en el cine…

4. Si usa el teléfono para comunicarse con sus amigos o familia ¿por qué está pendiente de él cuando los tiene al lado?

5. Modificación de los hábitos del sueño: en muchos casos se producen trastornos en las horas de sueño por mantener conversaciones a través del móvil o mandar mensajes durante la noche.

6. ¿Se siente nervioso o angustiado cuando no tiene el móvil cerca? cuando el nerviosismo acaba al encontrar el teléfono es posible que esté comenzando a ser adicto.