El Sobrepeso Aumenta los Casos de Reflujo

El aumento de peso es uno de los factores de riesgo para desarrollar reflujo gastroesofágico (ERGE) en personas de fenotipo normal y obeso. La ERGE es una entidad muy frecuente, que se manifiesta por ardores y dolor en la boca del estómago, con acidez que asciende por la zona anterior del pecho. La reducción de peso es uno de los factores que mejora esos síntomas de ardor.

Los estudios publicados hasta la fecha tan sólo demostraban que esto era cierto en obesos. Sin embargo, un artículo editado recientemente en la prestigiosa revista New England Jornal of Medicine, encuentra una relación lineal entre el índice de masa corporal y los síntomas de reflujo, en frecuencia e intensidad.

ReflujoEl índice de masa corporal es una relación entre el peso y la estatura, de tal modo que cuanto mayor es el índice, mayor es el sobrepeso. Un índice superior a 0’25 se considera de sobrepeso.

En los Estados Unidos se desarrolló una investigación epidemiológica del seguimiento, desde 1976, del estado de salud de 121.700 enfermeras. Luego de más de 20 años de estudios, 10.545 participantes en el estudio refirieron síntomas de reflujo, tales como ardor o regurgitación ácida. Dos tercios tenían los síntomas a diario y una de cada cinco personas una vez a la semana.

Los estudios estadísticos fueron complejos, y los datos derivados de los mismos indicaban que la ganancia ponderal se asociaba a la presencia de síntomas. Las mujeres que estaban en la zona más alta de la franja de normo peso (0’225 a 0’249) tenían un 40 por ciento más de síntomas que quienes se encontraban en la zona inferior (0’20 a 0’224). Al aparecer, en el sobrepeso, el estadio siguiente al normopeso, el riesgo se duplica y, al pasar a la obesidad, el tercer estadio, la posibilidad de sufrir síntomas de ERGE o Reflujo se triplicaba.