La Nutrición Holística

Las terapias complementarias se han distinguido en las enfermedades crónicas y envejecimiento optimizando el equilibrio natural higiénico-dietético de manera progresiva y menos agresiva.
Sin duda también se han mostrado muy eficaces en las dolencias agudas y en las recaídas usando un enfoque no especializado del problema, un enfoque global, holístico.
En la actualidad existe una diferencia entre los profesionales sanitarios convencionales, que se han especializado en las enfermedades y tipos de funciones, órganos y sistemas, y los profesionales de la salud que utilizan disciplinas holísticas y la nutrición holística

Nutricion HolisticiaEn la actualidad, la investigación y el mayor rigor científico ha desarrollado un enorme sentido de diagnóstico que ha sido aplicado a estas terapias, pioneras de la medicina preventiva y del autocuidado de la salud. En las terapias complementarias y en particular la dietética se hace hincapié más a la salud y al individuo que a la propia enfermedad:

En general, suceden dos hechos relacionados con la nutrición clínica: Sólo el control alimentario se considera necesario o esencial en relación con enfermedades del aparato digestivo y relacionado con el metabolismo, como las hormonas y el sobrepeso.

Cuando los tratamientos farmacológicos no resultan definitivos o suficientemente eficaces se utilizan programas o consejos alimentarios relacionados solamente a unos pocos nutrientes que compensen el problema: dietas astringentes para la colitis, alimentos ricos en calcio para la osteoporosis, baja en grasas para el colesterol.

A modo de ejemplo de dos disciplinas alimenticias en las terapias complementarias:

En la dietética, cuando se trata un afectado de una enfermedad inflamatoria intestinal se utiliza una dieta lo más completa y equilibrada posible, pero considera más importante ser restrictiva en sustancias irritativas, más tóxicas; reducir los problemas digestivos, intolerancias, cambios en la permeabilidad, autointoxicación intestinal,…etc. Clínicamente, se aplica una dieta hipercalórica, baja en fibra y astringente, pero esto provocaría alteraciones y deficiencias aumentando los riesgos de padecer complicaciones. En la nutrición ortomolecular, se fundamenta en la enfermedad al igual que la nutrición convencional, pero utiliza más recursos e interpreta los mismos hechos, pero con diferentes conclusiones. (Ej.: En clínica las necesidades de vitamina C siempre son las mismas, sin embargo, en la nutrición ortomolecular. Éstas aumentan en multitud de situaciones como en la inflamación, infecciones recurrentes, diabetes, etc., ya que forma parte, en alguna manera, de estos procesos y favorece la regeneración de los tejidos según su papel).