Mitos y Realidades durante el Embarazo

Cuando una mujer está en etapa de embarazo ciertos mitos y realidades suelen acompañarla durante todo el proceso, todo esto data desde muchos años atrás y en la actualidad se siguen conservando a pesar de que vivimos en una época de modernidad y avances científicos.
Uno de los grandes mitos que he escuchado en el transcurso de mi vida tiene que ver con el sexo del niño que está por nacer. Las mujeres que han estado y son madres suelen decir que dependiendo de la forma en que se desarrolla tu barriga, tu bebé podrá ser hombre o mujer. Si tu vientre toma una forma de punta o bien desarrollada hacia adelante, entonces tendrás un niño. Por lo contrario si tu barriga tiene formas más redondeadas, tu próximo bebé en llegar será una niña. Debemos recordar que la barriga que tengamos dependerá de la posición que adopte nuestro bebé.

Las mujeres que han estado en embarazo es muy probable que hayan recibido comentarios de las personas que frecuentan tales como: que te vez más radiante, bella, hermosa y es como consecuencia de en tu vientre llevas un varoncito. Esta costumbre se mantiene y ha mantenido durante mucho tiempo, y es muy probable que si lo que te dicen sea cierto cuando nazca el bebé tú también le digas lo mismo a una futura madre.

Los cambios y transformaciones que las mujeres embarazadas experimentan durante el embarazo son diferentes es por estos motivos que las afirmaciones y teorías de las personas que nos rodean pueden llegar a ser de lo más cómico.
Embarazo mitos y realidades
Otras teorías indican que las mujeres embarazadas tendrán problemas en los dientes y debilidad, debido a la perdida de calcio por el embarazo, sin embargo si tuvieras alguna necesidad de calcio extra el profesional médico te lo podrá indicar y recomendar.

La alimentación es otro de los mitos que se acostumbra a decir, según muchas personas la mujer embarazada deberá alimentarse como si fueran 2, pero esto contribuiría a tener problemas de sobrepeso y algún tipo de trastorno de diabetes gestional. Es altamente recomendable controlar y recibir las indicaciones de un médico para una correcta alimentación donde no se vea comprometido el bienestar de tu bebé y tampoco el tuyo.

Las relaciones sexuales pueden seguir su rutina normal, muchas parejas creen que esto podría perjudicar el correcto desarrollo del bebé, sin embargo todos los especialistas están de acuerdo en que las relaciones sexuales pueden seguir realizándose durante todo el proceso de gestación.

El mito de evitar el contacto con los gatos es otro de los más comunes, según algunas personas el contacto con uno de estos felinos puede llevar a contagiarse del virus de la Toxoplasmosis, sin embargo este virus se transmite solo si tienes contacto con las heces y estas presentan rastros de este parasito. Si quieres evitar el posible contagio de estos parásitos que podrían perjudicar el normal desarrollo del bebé, deberás evitar el contacto directo con las carnes crudas, para esto puede hacer uso de unos guantes como método de prevención. En la medida de lo posible todo tipo de carne que vayas a ingerir deberá estar cocinada de forma correcta para evitar cualquier riesgo.

Una de las realidades que se presentan durante el embarazo se produce tanto en la madre como el padre, las hormonas cambian sus niveles y se alborotan. Un ejemplo es el nivel de testosterona que disminuye en un hombre durante esta etapa. Por el contrario en la mujer los niveles de prolactina, la hormona responsable de la producción de leche aumentan en la madre. Se cree que estos cambios hormonales en los organismos de los hombres se producen cuando se convertirán en padres.

Otro mito que se ha difundido últimamente gracias al internet es que la forma del cráneo del bebé determinara su sexo, sin embargo los investigadores y médicos es imposible conocer el sexo según la forma y tamaño del cráneo.

Una realidad que tiene un alto rango de credibilidad se basa en la alimentación, según algunos investigadores se podría demostrar científicamente la influencia de la alimentación de la madre en el sexo del niño que va a nacer. Esto se podría verificar por el balance de determinados minerales, dando un rango de eficacia del 87 %.

Si una mujer se alimenta con leche, yogurt y quesos frescos el bebé podría ser una niña, y si por el contrario se alimenta con jugos naturales, abundante fruta y pescados la probabilidad de tener un niño son igual de altas.

Otra realidad es que los niveles de progesterona la hormona que predomina en casi todo el embarazo estimula el centro respiratorio de la madre, aumentando el consumo de oxígeno y la liberación de dióxido de carbono, que genera tanto la madre como el bebé.

El mito de satisfacer todos los antojos de la madre es uno de los más conocidos, todo el mundo cree que si no se logra satisfacer un antojo en la madre el niño podría nacer con algún tipo de mancha. Los científicos están seguros que las manchas de nacimiento nada tienen que ver con los antojos. Aunque se cree que estos se deben a lo que el bebé necesita para su normal desarrollo.
Los mitos y realidades sobre el embarazo son muchos y es muy seguro que se mantendrán con el paso del tiempo, estos forman parte de toda la magia y alegría que posee el proceso de tener una nueva vida entre nosotros.