Bardana

La planta de bardana también es conocida con el nombre de lampazo mayor o Arctium llapa, o también con los nombres de hierba del amor, bardana. También con los nombres de peollos, anteón, hierba de los tiñosos, pertenece a la familia de las compuestas.
Se encuentra distribuida en las regiones templadas de Europa y América, se encuentra en las laderas de los caminos y en terrenos abundantes de materias orgánicas nitrogenadas.
La bardana es una planta herbácea, tiene un aspecto robusto, tiene hojas grandes, su talla puede llegar a medir 1 metro de altura con hojas de forma rugosa y de forma oval.
Las flores de bardana tienen una forma de bolas espinosas de color purpúreo a rojo-violáceos en el extremo superior.
Sus frutos son aquenios de color negro.

PARTES UTILIZADAS DE LA BARDANA

Raíz, semillas y hojas.

COMPOSICIÓN QUÍMICA DE LA PLANTA

Minerales como: calcio, fosforo y hierro.
Proteínas, carbohidratos, fibras, vitaminas, rivoflavina, niacina, tanino, fitosterol, inulina y fenol.

PROPIEDADES MEDICINALES DE LA BARDANA

Bardana
Las partes utilizadas con fines medicinales son: la raíz, hojas y granos, siendo la raíz el lugar donde se concentra la mayor cantidad de principios activos aprovechables medicinalmente.
Se usa como: laxante, diurético, depurativo de la sangre, tónico, antibacteriano, antibiótico, antiséptico, antimicótico, colerético, diaforético, antidiabético y estomáquico.

BENEFICIOS DE LA BARDANA

Para tratar trastornos de la piel como eczemas, psoriasis, abscesos, urticaria, tiña y acné.
Para el cuidado del cabello y el cuero cabelludo usando el aceite extraído de la raíz de la bardana.
Como desintoxicante del organismo, el consumo de la raíz de bardana ayuda a la eliminación de toxinas o desechos de los riñones, hígado y colon.
Para el control del azúcar en la sangre, su consumo contribuye con regular los niveles de azúcar, gracias a su contenido de inulina en la raíz.
Para el tratamiento de cistitis, uretritis.
Actúa contra la seborrea usando de forma externa.