Artemisa

La artemisa o también conocida como: artemea, ajenjo, es una planta aromática medicinal que tiene un uso medicinal y en la gastronomía desde la antigüedad. Su origen se encuentra en Europa, África e Indochina. Su época de florecimiento es a mediados del verano y se mantiene florida toda la estación.
Es una planta perenne que se desarrolla hasta 1.30 metros de altura, sus tallos tienen forma angular y tienen un color purpureo. Las hojas pueden ser pinnadas como bipinnadas, alternadas con folículos lanceolados de color verde brillante. Las flores las encontramos dispuestas en un panículo terminal que está ubicado en un racimo piramidal, poseen una corola tubular y presentan colores rojizos o amarillos.
Es una planta rica en: cineol, alcanfor, tuyona, flavonoides, cumarinas y lactonas.
Es un excelente tónico digestivo, reequilibrando el aparato digestivo, ayuda a absorber mejor los nutrientes de los alimentos que comemos, evitando la aparición de náuseas, gases.
Su consumo brinda una sensación de bienestar cuando se tiene una digestión difícil.

PRINCIPALES USOS MEDICINALES DE LA ARTEMISA

Artemisa
Como remedio digestivo para controlar los espasmos gastrointestinales, digestiones lentas y pesadas, también mejora la secreción biliar y estimula el apetito.
Es un eficaz regulador hormonal favoreciendo la irrigación sanguínea a nivel ovárico para favorecer la fertilidad.
Es un potente protector hepático favoreciendo la secreción de bilis y la eliminación de residuos tóxicos en la orina.
Para regular la menstruación, menstruaciones dolorosas y difíciles, preparando una infusión de 10 gramos de hojas por un litro de agua.
Debilidad estomacal y cólica.
Acción desinfectante del tracto digestivo.
Eliminación de lombrices y parásitos
Ictericia
Retención de líquidos
Hidropesía

PROPIEDADES DE LA ARTEMISA

Tónica, aperitiva, digestiva, emoliente, antiinflamatoria, analgésica, desinfectante, antimicrobiana, antiparasitaria, anticonvulsiva.
Evitar el consumo de artemisa en mujeres embarazadas o niños debido al contenido en thuyona que podría resultar altamente toxico y usar con precaución el aceite esencial de la artemisa.