Apio

El apio o Apium Graveolens es una planta de la familia de las umbelíferas dentro de las cuales también podemos encontrar al perejil e hinojo.
Esta planta es originaria de Europa y Extremo Oriente, se encuentra en lugares húmedos y pantanosos.
Es cultivada como hortaliza en muchos países del mundo.
Esta planta medicinal también es conocida comúnmente como perejil.
Esta planta logra alcanzar una altura de 50 a 70 cm, es una planta herbácea ramificada, sus hojas son de color verde, sus flores son de color blanco.

PROPIEDADES MEDICINALES

Presenta propiedades como sedante, diurético, laxante, carminativas, aperitivas, digestivas, remineralizantes, depurativas, regeneradoras de la sangre, cicatrizante y para tratar infecciones.
Es una planta que beneficia la formación del esmalte dentario, elimina el exceso de ácido úrico , combate las enfermedades hepáticas, cálculos renales.

BENEFICIOS DEL CONSUMO DE APIO

Apio
El consumo de apio mejora el funcionamiento de los riñones gracias a sus propiedades depurativas, eliminando productos de desecho en la orina.
Es un gran purificador de la sangre, ayuda a mejorar cuadros de diabetes, gracias a sus propiedades antibacterianas.
La presencia de flavonoides beneficia la renovación de las articulaciones y tejido conjuntivo.
El aceite esencial de apio gracias a sus propiedades como antioxidantes reduce las deposiciones de colesterol insoluble en las arterias.
El apio favorece la secreción de saliva y jugos gástricos.
El consumo de aceites esenciales de apio controlan la hipertensión.
Favorece la secreción de saliva y jugos gástricos.
Es usado para tratar la ictericia consumiéndola en infusión 3 veces al día.
Para el reumatismo hirviendo trozos de apio en agua, separando el agua la cual se debe beber.
Para eliminar cólicos.
Para tratar problemas respiratorios.

USOS DEL APIO

Como diurético y depurativo
Contra la diabetes
Para personas con sobrepeso
Antiinflamatorio y para dolores articulares.
Antioxidante para el colesterol.
Controlar problemas digestivos.
Eliminación de líquidos y control de la hipertensión
Problemas dérmicos como la psoriasis y vitíligo.