Amapola

La amapola pertenece a la familia de la Papaveraceae, es una planta que puede desarrollarse hasta más de 50 cm de altura. Posee tallos erectos y poco ramificados con finos pelillos. Sus hojas son simples en la base, alargadas y lobuladas, no tienen peciolo y son muy dentadas en los márgenes.
Las flores tienen 4 finos pétalos y 2 sépalos vellosos arrugados en botones florales, presentan un color rojizo al abrirse. Presentan una mancha de color negro en la parte de la base.
Los pétalos de la flor de amapola son muy delicados y se marchitan fácilmente.
El fruto es de forma ovoide, cónica irregular con una gran cantidad de semillas de color negro.
Cuando se corta la capsula de amapola, desprende un látex blanco lechoso.
El ciclo vital de la amapola es de aproximadamente 10 meses de, florece a finales de la primavera y primeros días del verano.
Esta planta contiene tintes que son utilizados en dar color al vino, a ciertas medicinas y para la industria textil.
Las semillas de amapola son usadas para preparar algunos platos como ensaladas de frutas, tartas y pasteles de verdura, también es usada en la preparación de pan.
Gracias a sus propiedades antitusivas son usadas para fabricar jarabes para la tos.
Los pétalos de amapola pueden ser utilizados para preparar tisanas que tienen propiedades sedantes, también son usadas contra el insomnio.
Si se consume en exceso puede causar problemas intestinales debido a su ligera toxicidad.

BENEFICIOS MEDICINALES  DEL USO DE LA AMAPOLA

Amapola
Preparar una infusión de pétalos de amapola, combate el insomnio, resfríos y excitación nerviosa.
Como sedante para calmar el dolor, a pesar de contener mucha morfina posee cualidades sedantes que sirven para los dolores producidos por quemaduras, cortes e inflamaciones.
Para calmar la tos
Como infusión sirve para controlar los nervios
Para la diarrea infantil consumiendo una infusión de aceite de oliva y planta de amapola.