Álamo Negro

El álamo negro un árbol originario del hemisferio boreal, comprendido entre álamos y chopos. Se encuentra en lugares ácidos y húmedos, podemos encontrar más de 50 especies.
Logra alcanzar los 30 metros de altura, sus hojas son de color verde oscuro tanto el haz como por el envés, pecioladas, ligeramente dentadas y de forma triangular. Es una especie diodica que quiere decir que presentan flores masculinas y femeninas. Es una hierba perenne con ramas tormentosas.
El álamo negro es un árbol de hermoso porte; posee unas ramas inicialmente oscuras, que más tarde se vuelven de un color gris verdoso. Las hojas son anchas en la base y tienen yemas en sus axilas. Las flores del álamo son dioicas, es decir, que posee flores masculinas y femeninas, encontrándose ambas agrupadas en amentos que se abren pronto en primavera, antes de que salgan las hojas de las ramas. Los frutos son cápsulas vellosas.
Se cría en las riberas del Pirineo y en todo el norte del país. Requiere zonas húmedas para su desarrollo.
Podemos encontrarlo distribuido por el sur, centro y este de Europa, centro y oeste de Asia y note de África.
Las partes empleadas del álamo negro son las hojas y resinas sumidades floridas.
Encontramos varias materias resinosas y una esencia amarillenta en las yemas foliares de este árbol, de olor parecido al que despide la manzanilla.
Por las sustancias presentes en este árbol, encontramos propiedades altamente desinfectantes y diuréticas.

USOS Y PROPIEDADES MEDICINALES DEL ÁLAMO NEGRO

Alamo negro
Se usa en el tratamiento contra problemas respiratorios, así mismo es balsámico, expectorante y sudorífico.
Los efectos del álamo negro son muy variados y de gran interés. Sus principales usos son como desinfectante, diurético y como un excelente expectorante en casos de catarros u otras enfermedades de las vías respiratorias. Sus propiedades son:
Astringente. Que sirve como antiinflamatorio y auxilia en la cicatrización.
Depurativo. Que ayuda a eliminar toxinas del cuerpo y del hígado.
Diurético. De gran utilidad en algunos padecimientos del riñón.
Expectorante y balsámico. Ideal para contrarrestar malestares de enfermedades de las vías respiratorias.
Sudorífico. Que puede auxiliar en casos de fiebre.
Tónico. Que ayuda a mejorar procesos digestivos.

FORMAS DE CONSUMO

Una forma de consumirlo es preparando 4 cucharadas de corteza en un litro de agua, tomando varias tazas al día.
También se puede obtener un extracto que podemos consumirlo en dosis diarias.
Podemos encontrarlo en pomadas, jarabes, tinturas entre otros productos.
La resina extraída de las flores puede ser utilizada como inhalador en casos de congestión nasal.
Por su sabor amargo se recomienda en casos de falta de apetito causado por anorexia o astenia.