Adolescencia y el Tránsito a la Adultez – Pubertad

La pubertad junto con la adolescencia constituyen dos etapas fundamentales en el desarrollo psicofísico de las personas. A lo largo de la adolescencia el aparato locomotor continúa su crecimiento estableciendo claras diferencias entre los dos sexos. Los niños experimentan un incremento de la talla a partir de los 11-12 años y las niñas, aunque aumentan ligeramente su talla, tienden a la estabilización.

El peso experimenta unas diferencias similares. Sin embargo, destaca el aumento del porcentaje graso experimentado por el genero femenino a partir de los 13 años. Es necesario conocer los cambios morfofuncionales que se producen en estas etapas para recomendar correctamente los programas de actividad física cuyos objetivos pueden ser: Encaminarse a la acción preventiva de la actividad física como fuente de salud. Muchas investigaciones sostienen que la realización precoz del ejercicio físico puede contribuir a la salud en la edad adulta.

adolescentes y la pubertadDirigirse hacia la detección de talentos deportivos. El deporte ha alcanzado tal exigencia, que cada vez es más frecuente la participación de jóvenes en competiciones de relieve. La pubertad marca el inicio del estado reproductivo. La maduración a partir de los 10 años de las células hipotalámicas y otras estructuras del Sistema Nervioso Central conduce a la síntesis y liberación de hormonas que contribuyen al desarrollo de los órganos sexuales. Este inicio de la maduración, en gran medida preprogramado genéticamente, se encuentra también influido por otros factores (étnicos, nutricionales, climáticos, etc.).